Cirugía de nariz, lo que tienes que saber

Siendo la nariz el elemento central del rostro, tiene gran influencia en la estética y apariencia de este, pero además de ello, un desperfecto en la misma puede acarrear problemas respiratorios. En cualquiera de los casos, una cirugía de nariz puede ser la mejor solución. 

Son muchos los motivos que han hecho que la rinoplástia en Córdoba y otras partes del mundo, sea uno de los procedimientos de medicina estética más solicitados y efectuados en la actualidad. 

Y es que el objetivo de dicho procedimiento quirúrgico es el de modificar el tamaño o la forma de la nariz, para hacerla más simétrica y acorde con el resto de las facciones. Asimismo, mediante dicha intervención también se pueden corregir los desperfectos que impidan una correcta funcionalidad de las vías respiratorias. 

A pesar de ello, este tipo de cirugías solo pueden ser efectuadas por especialistas con amplias nociones y experiencias, tanto a nivel funcional como estético, ya que las exigencias técnicas requieren de una gran precisión, para lograr resultados perfectos y naturales. Y para saber más al respecto, hablaremos sobre la cirugía de nariz y todo lo que se debe saber sobre ella. 

¿Cómo se realiza una cirugía de nariz o rinoplastia?

En la rinoplastia se realizan modificaciones en los cartílagos y huesos que conforman la estructura nasal, en los que igualmente, se establecen cambios en el aspecto externo. Anteriormente, este procedimiento se realizaba empleando martillos y escoplos, con los que se hacían las fracturas nasales. 

No obstante, el método no ofrecía suficiente control sobre las fracturas, mientras que para el paciente, la recuperación resultaba dolorosa y preocupante, por los hematomas que aparecían en la cara. 

Por fortuna, los progresos tecnológicos en esta área permitieron la creación de la rinoplastia ultrasónica, con la que se pueden efectuar microfracturas nasales con un alto grado de precisión y un mayor control. De este modo, los cortes óseos son más exactos, más sutiles, y por ende, con menos afectaciones para el postoperatorio. 

Métodos utilizados para hacer una rinoplastia

Los especialistas suelen emplear dos métodos para ejecutar una cirugía de nariz, la rinoplastia abierta o cerrada. La elección entre uno u otro método, además de depender de las preferencias de abordaje del médico cirujano, también se verá influenciado por el tipo de procedimiento, ya sea estético o funcional. 

En este sentido, la rinoplastia abierta es aquella en la que la incisión es realizada en la columena; mientras que en la rinoplastia cerrada o endonasal, se efectúan los cortes en la parte interior de la nariz, siendo esta la más indicada para operaciones con bajo nivel de dificultad o que requieran pocos cambios. 

Hoy en día, muchos cirujanos estéticos optan por el método de la rinoplastia abierta, ya que les permite realizar una medición y evaluación completa y precisa de las variaciones anatómicas presentes y que deben ser corregidas. 

Entonces, lo que se debe hacer es una incisión muy pequeña en la columna que separa los orificios de la nariz, por lo que quedan expuestos el septo nasal, el área inferior del dorso y la punta, donde el especialista hace las modificaciones necesarias.

Duración de la cirugía

El tiempo que puede durar una intervención varía según las modificaciones que se tengan que realizar y la dificultad en las mismas. Sin embargo, en un procedimiento normal, la duración estimada es de entre una hora y quince minutos, a dos horas y media aproximadamente. 

Postoperatorio

Tal como se ha mencionado, la rinoplastia ultrasónica permite llevar a cabo una cirugía más rápida, precisa y con un postoperatorio más acelerado. De esta manera, una vez finalizada la intervención se da de alta al paciente, en un periodo de 12 horas a un día. 

Estando en casa, la persona debe seguir y cumplir las indicaciones recomendadas por el especialista en relación con los medicamentos y cuidados que debe realizar, ya que esto es lo que permitirá que la recuperación sea fácil, cómoda, rápida y efectiva. 

Por último, los moratones, edemas, cicatrices e inflamaciones a consecuencia de la cirugía serán menores, gracias al equipo ultrasónico, lo que significa que en pocos días podrán desaparecer y el paciente recuperará su aspecto normal, pudiendo así retomar su vida social y laboral, con las debidas restricciones que una operación así implica.

Subir

Este Sitio Utiliza Cookies Leer Más!