La Mamoplastia Lidera el Mercado de las Cirugías Estéticas


Indice del Artículo - Haz Click Aquí para Verlo >>

Esta intervención quirúrgica es la que cuenta con mayor demanda en la población, por lo cual se incrementa el número de consultas de pacientes que quieren lucir unos senos perfectos.

En el ámbito de las cirugías estéticas, las estadísticas revelan que el aumento de pecho es uno de los procedimientos con mayor demanda a nivel mundial, pues cada vez son más las mujeres en busca del cuerpo perfecto.

Una de las partes más importantes en el cuerpo de una mujer es el busto, considerando que prácticamente se convierte en su tarjeta de presentación y muchas se sienten más confiadas al lucir atractivas y atraer infinidad de miradas luciendo diferentes atuendos.

Si está buscando asesoramiento para someterse a una cirugía de aumento de pecho en Madrid, en el enlace puede encontrar información sobre uno de los mejores centros de salud especializados, equipado con tecnología de punta y el mejor equipo de profesionales dispuestos a atenderle.

El aumento de pecho consiste en un incremento del volumen mamario, tras la colocación de una prótesis que aporta el volumen y la forma deseados. Clínicamente recibe el nombre de mamoplastia y al proyectar mejor el busto, podrá equilibrar la figura con su autoestima.

Las mujeres que en el pasado hayan sufrido alguna lesión, ahora tienen lo mejor de la medicina estética a su alcance para superar el episodio y mejorar su apariencia. También hay otros problemas que ahora tienen solución, como las alteraciones en el desarrollo de las glándulas mamarias, la pérdida de volumen, la asimetría y las malformaciones.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, quienes acuden a consulta son mujeres jóvenes con la intención de realzar su belleza y reunir las condiciones para lucir el cuerpo ideal, siguiendo los cánones de belleza que hoy en día rigen la sociedad.

La intervención

Mediante la aplicación de anestesia general, el cirujano procederá a realizar las incisiones en las áreas que sean menos visibles para que la cicatriz sea imperceptible. Justo detrás del músculo pectoral se sitúa el implante. La cirugía varía de acuerdo con las necesidades de la paciente, generalmente se enfoca en la zona periareolar, en la zona inframamaria o en la parte axilar. El implante a elegir puede ser redondo o anatómico.

Un lapso de una hora es más que suficiente para practicar la cirugía, la cual culmina con la colocación de un vendaje compresor que deberá chequearse en el periodo de recuperación. Para volver a su ritmo de vida habitual, la paciente deberá guardar reposo por tres o cuatro días y de acuerdo con su evolución, el especialista decidirá si es conveniente prolongar la recuperación durante dos semanas más.

El implante ideal

Una noción estética apunta que los senos perfectos son aquellos que guardan proporción directa con el resto de la figura, proyectando armonía corporal con aires de naturalidad. De tal forma que cobra más vigencia elegir un tamaño moderado, de acuerdo con la anatomía de la paciente para conservar el equilibrio.

La simetría también es un buen indicador, la parte superior no debe tener tanto relleno y los pezones deben apuntar hacia el frente. Como es una cirugía muy personal, cada quien toma la decisión de someterse a ella por criterio propio.

Entre los requisitos pautados por algunos cirujanos, está que los senos se hayan desarrollado, que la paciente tenga un excelente estado de salud y sobre todo, que sus expectativas estén acordes con la realidad. Ante las inquietudes que surgen al respecto, cabe resaltar que un implante está fabricado para durar toda la vida, pero los controles médicos periódicos son necesarios para conservar la salud del pecho.

Es probable que con el pasar del tiempo, deba sustituirse uno o los dos implantes. Esto también ocurre en casos de contractura capsular, que es cuando el organismo reacciona generando un revestimiento como mecanismo de defensa al considerar la prótesis como un agente externo. La presión puede llevar a deformaciones y generar dolor.

La anatomía es tan cambiante que las mujeres con pérdida de peso, menopausia, embarazo o cambios en sus condiciones físicas quizás tengan que someterse a futuro a una segunda intervención, debido a que los senos también pierden forma y volumen.

La información al respecto es clave, con el fin de practicarse cirugías seguras, de la mano de los mejores especialistas en el área para preservar la salud y el bienestar.

Puntúa este Artículo

Artículos Relacionados