¿Qué es el Citomegalovirus?


Pocas personas en realidad tienen conocimiento de este citomegalovirus, pero es bastante común, ya que se relaciona estrechamente con afecciones como la varicela, y su nombre hace referencia al aumento en el tamaño de las células que están infectadas.

Son tan comunes que es muy probable que la gran mayoría de las personas sufran al menos una vez de esta infección, pero también es muy probable que en personas completamente sanas no tenga ningún efecto.

Si se tiene una infección por citomegalovirus, debe saber que es sumamente contagiosa de persona a persona, también es posible la transmisión por medio de transfusiones, de líquidos corporales como, saliva, semen, leche materna, etcétera.

Citomegalovirus Síntomas

Citomegalovirus
Citomegalovirus

En una gran mayoría de pacientes el citomegalovirus no es causa de problemas ni síntomas, otras veces provoca síntomas, pero de forma leve y en la mínima parte los síntomas son muy parecidos a la mononucleosis.

Los síntomas son más frecuentes en personas que tienen un sistema inmune muy débil, pues el virus se introduce en el organismo que sin defensa alguna le permite actuar libremente para desajustar todo el sistema.

Por lo general, estos pacientes ya cuentan con alguna enfermedad que están sobrellevando, algún trastorno a nivel orgánico o tratamientos muy agresivos que terminaron por acabar con sus defensas.

En tales casos los síntomas suelen ser:

  1. Dolor de la garganta
  2. Inflamación de los ganglios linfáticos
  3. Fiebre
  4. Cefalea
  5. Cansancio
  6. Mialgias
  7. Inapetencia

Cuando el citomegalovirus es transmitido al hijo por la madre en estado de embarazo, pueden tener consecuencias graves al nacer y los síntomas en ese momento pueden ser:

  1. Ataques convulsivos
  2. Ictericia
  3. Bajo peso
  4. Aumento en el tamaño del bazo
  5. Aumento en el tamaño del hígado
  6. Neumonía

Cuando las personas se encuentran con este problema y además tienen un sistema inmune deprimido, los síntomas pueden ser realmente graves, pacientes, por ejemplo, en los que se ha realizado un trasplante, pacientes con VIH, y las consecuencias pueden ser:

  • Neumonitis
  • Diarrea
  • Úlceras esofágicas y estomacales
  • Ceguera
  • Inflamación del cerebro

Citomegalovirus en el Embarazo

¿Sabías que, en cada embarazo, las mujeres tienen probabilidades de hasta el 5% de tener malformaciones congénitas?, por supuesto es un riesgo imprevisible.

Si una mujer embarazada tiene una infección por citomegalovirus por primera vez, tienen posibilidades, aunque muy pequeñas de transmitir el virus a sus bebés en desarrollo, a esto se le conoce como citomegalovirus congénito.

Y es por supuesto la principal causa viral de ciertas discapacidades que se dan el desarrollo del bebé, como:

  • Pérdidas auditivas
  • Ceguera
  • Ictericia
  • Cabeza con un tamaño menor a lo normal
  • Algunos problemas de tipo neurológico puede ser también consecuencia
  • Retraso en el desarrollo motriz
  • En ocasiones puede incluso haber pérdida del embarazo

Ahora bien, si bien es cierto que una mujer embarazada e infectada con citomegalovirus tiene un 30% a 50% de probabilidades de transmitir el virus a su bebé, también lo es que no siempre tiene el mismo desenlace, es decir, malformaciones congénitas.

De los bebés que nacen con infección, entre el 1% y el 10% pueden presentar síntomas al nacer y a largo plazo los efectos son los que anteriormente hemos mencionado como la pérdida de audición, o problemas de aprendizaje, y éstos también pueden estar presentes en niños que nacen sin ningún síntoma al nacer.

Si una mujer embarazada sufre una reactivación del virus, se dice que las posibilidades que tiene de infectar al bebé en desarrollo son aún menores que en la fase primaria.

Pero si la infección por citomegalovirus ocurre durante el primer trimestre son más altas de que se afecten el cerebro, la visión y el oído, mientras que el riesgo es menor si está en la segunda mitad del embarazo.

No hay manera de prevenir una infección de citomegalovirus por embarazo hasta el momento.

Sólo se puede tratar a los recién nacidos con antivirales para reducir los riesgos y las consecuencias.

Las mamás pueden amamantar a sus bebés siempre que éstos hayan llegado a buen término y estén sanos, pues a pesar de poder infectarlos a través de la leche materna, no suelen tener complicaciones serias.

Citomegalovirus IgG

Es como también es conocido el citomegalovirus, pero además es su nombre sistemático. Usado por los médicos cuando quieren hacer un diagnóstico preciso, o cuando está sospechando que ha habido una infección reciente por citomegalovirus.

Los análisis son más comunes en pacientes adultos jóvenes, embarazadas o en aquellas que tienen su sistema inmune comprometido, y que desde luego presentan síntomas conocidos de la infección, en los RN cuyos síntomas están relacionados también.

La muestra es extraída del torrente venoso, pero también puede hacerse un examen de orina, esputo, líquido amniótico, líquido cefalorraquídeo, líquido duodenal, para detectar la presencia de virus en el organismo.

No hay que tener una preparación especial para realizar estas pruebas.

Tratamiento de Citomegalovirus

Como ya lo habíamos mencionado al inicio, no hay un tratamiento específico para el virus en sí, de hecho, las personas que contraen el citomegalovirus no presentan síntomas y si los hay son demasiado leves que suelen incluso mejorar sin la ayuda de medicinas.

Los que sí requieren de tratamiento son los RN y aquellos pacientes que tienen el sistema inmune deprimido, el tratamiento está basado en ministrar medicamentos antivirales que ayudan a que el virus no se reproduzca tan rápidamente más no lo pueden eliminar del cuerpo.

Cuando se debe aplicar tratamiento a los pacientes con debilidad en su sistema inmune y en RN va a depender por completo de los síntomas y signos que éstos presenten.

Posiblemente sea muy difícil prevenir una infección por citomegalovirus, pero no se pierde nada con tomar en cuenta ciertas acciones que pueden ayudarnos, algunas de ellas son:

Mantener un aseo constante de nuestras manos, ya que con ellas prácticamente tocamos todo y a todos, y recuerda que el citomegalovirus es muy contagioso, también se puede usar guantes siempre que se manejen pacientes con VIH y otras enfermedades en donde su sistema inmune quede al descubierto, para evitar contagiarlos y así prevenir.

Si se tiene conocimiento de que se está infectado, se debe intentar practicar siempre el sexo seguro, la protección nunca está de más.

Artículos Relacionados