El Sol es el Amigo del que Debemos Cuidarnos


El sol nos brinda muchos beneficios, nos regala luz natural, hace posible los ambientes cálidos y  nos aporta vitaminas que fortalecen nuestro sistema inmunológico. 

Pero todo esto puede revertirse si exponemos nuestra piel durante mucho tiempo a sus penetrantes rayos UVA, los cuales pueden causarnos daños irreparables. Por tal motivo es importante tomar las medidas necesarias para evitar conocer su peor cara. 

Por qué debemos protegernos del sol

El sol es la estrella más brillante del planeta, es una gigante bola giratoria de gas, extremadamente caliente, la cual es una fuente de calor y vida para la tierra. La radiación solar que llega a la tierra está clasificada en luz visible, infrarroja y la ultravioleta, esta última está dividida en UVA, UVB y UVC.

Los rayos UVB son los que llegan a la capa más expuesta de nuestra piel, la epidermis, mientras que los UVA penetran con intensidad hasta llegar a la dermis. Es posible ver los efectos de los UVB a través del bronceado, pero los UVA son invisibles y los más dañinos, tanto es así que podrían causarnos cáncer.

Los efectos del sol son acumulativos, si recibimos una cantidad de rayos considerable durante muchos años sin proteger nuestra piel, con el tiempo, las células del DNA se dañarán irreparablemente

Por eso es importante que niños y adolescentes conozcan la importancia del cuidado de la piel ante los rayos UVA, tomen conciencia de sus efectos y conviertan la protección en un estilo de vida.

Protegernos de las radiaciones solares no es imposible y es lo más recomendable si queremos tener una vida sana. El uso de protector solar en las zonas más expuestas del cuerpo antes de salir de casa es, sin duda, el primer paso. 

Efectos del sol sobre la piel

El sol es un gran amigo de la tierra y la humanidad. Nos brinda energía, favorece la síntesis de la vitamina D3, encargada de absorber el calcio y el fósforo, fortalece nuestros huesos, activa nuestra circulación y nos motiva cada mañana al despertar. Sin embargo, si abusamos de sus poderosos rayos es perjudicial.

Una de las consecuencias de pasar muchas horas bajo el sol durante muchos años es el fotoenvejecimiento. Éste es el término científico que se le da al deterioro de la piel originado por la exposición excesiva a los rayos UVA o ultravioletas. Este tipo de radiación daña las fibras del colágeno y causa una producción excesiva de elastina. 

Cuando esto ocurre, el mecanismo de defensa de la dermis produce fibras denominadas cicatrices solares, que son las arrugas y depresiones cutáneas que vemos en la dermis. 

Una de las consecuencias más lamentables de la exposición al sol sin protección, es el melanoma, un tipo de cáncer de piel, que se origina en una célula denominada melanocito, causando su producción descontrolada. En foro de salud podemos consultar con especialistas para profundizar sobre éste y otros efectos. 

En este tipo de páginas web, es posible conocer personas que aportan su experiencia con problemas relacionados con la piel, con canales donde se abren debates sobre las probables soluciones, profesionales y caseras, que cada persona de forma particular puede ir añadiendo o comentando mediante su propia opinión para el cuidado de la piel.

Cómo protegernos del sol

No es necesario vivir en la oscuridad para siempre con el fin de evitar recibir los rayos dañinos del sol. Como ya comentamos antes, esta estrella tiene muchos beneficios, por lo que es necesario seguir algunas recomendaciones para recibir las radiaciones que contribuyen con nuestra salud.

Por lo menos 30 minutos antes de salir de casa o la oficina, debemos aplicarnos un bloqueador solar con protección UVA máxima (60, 80 o 100) en la cara, cuello y extremidades que estén expuestas al sol. En el caso de exponernos en la playa o la piscina, el protector debe ser resistente al agua.

Si es posible, salir a primera hora del día, entre las 6:00 y 8:00, o después de las 16:00, ya que en este horario las radiaciones son menos intensas y es posible que el impacto sea menor.

Debido a que los rayos solares son cada vez más fuertes, muchas industrias están produciendo telas con protección UVA, por eso conveniente utilizar prendas de vestir que estén elaboradas con este tipo de tejidos. 

Artículos Relacionados