Manipulación Genética: Ventajas y Desventajas del Tratamiento


Históricamente, la salud ha sido uno de los temas de mayor interés por el conjunto de la sociedad. Este sector establece las bases de bienestar de una población en concreto, progresando año tras año con nuevas investigaciones y tratamientos.

La ciencia es la principal responsable de que el ser humano tenga las mejores condiciones de vida y, en la actualidad, se ha abierto un nuevo debate moral. La manipulación genética está dando sus primeros pasos y hemos de conocer sus principales ventajas y desventajas.

Manipulación genética, ¿en qué consiste?

Como en cualquier otro tema de debate, no podemos dar una opinión real hasta que no hemos profundizado en la materia en cuestión. Debido a ello, antes de establecer cuáles son las ventajas y desventajas de la manipulación genética, resulta crucial documentarse de manera exhaustiva en el funcionamiento de esta técnica científica que ha llegado para cambiarlo todo.

El principio básico de la conocida como ‘ingeniería genética humana’ es el de alterar el genotipo de un individuo antes de la concepción o, en el caso de los adultos, el fenotipo del paciente. De esta manera, se pueden seleccionar aquellos genes que condicionan la salud de la persona en particular y evitar que ciertas enfermedades sigan estando vigentes en nuestra sociedad. Un proceso basado en la misma ciencia que deja de lado el trabajo ejercido por la naturaleza.

La manipulación genética se da en embriones, algo que ha generado un revuelo en todo el mundo. Ciertos países lo han prohibido, mientras que otros establecen duras restricciones a esta clase de procedimientos. Todavía es pronto para afirmar hacia dónde nos va a llevar este camino de evolución humana; no obstante, lo que es seguro, es que se requiere de una aplicación ética para garantizar el bienestar en todo momento.

Ventajas de este tratamiento

La ciencia está en constante evolución y, al igual que ocurre con cada cambio en la sociedad, siempre hay cierta incertidumbre sobre la moralidad de un nuevo tratamiento. En el caso de la modificación genética, esta constante está a la orden del día, por lo que es necesario conocer los principales beneficios que nos puede traer esta clase de tratamiento.

Cuando se selecciona la estructura genética que va a formar al ser humano, se pueden suprimir aquellas enfermedades de origen genético que, con total probabilidad, se manifestarán a lo largo de la vida del individuo.

Por otro lado, cuando hablamos de personas que ya han desarrollado su crecimiento, este tratamiento también resulta de lo más beneficioso. En caso de sufrir alguna enfermedad a causa del ADN, es posible extraer células infectadas e introducir aquellas que le permitirán curarse. Un cambio trascendental en el destino de millones de personas.

Es también factible afirmar con total libertad que el progreso en la salud es la principal ventaja de la manipulación genética. Una vía plenamente eficiente para reducir en gran medida la mortalidad del conjunto de la población, garantizando así una vida plena a las personas que, a causa de ciertas enfermedades, les había sido negada.

¿Cuáles son las desventajas?

Contemplando el progreso en el bienestar colectivo que presenta este tratamiento, muchas personas se preguntan qué clase de desventajas pueden argumentar una postura contraria. Sin embargo, como era de esperar, la mayoría de las respuestas giran en torno a la ética. La pregunta no es si podemos, es si debemos.

La principal causa por la que este es un tema de debate hoy en día es la intencionalidad con la que se pueda usar la manipulación genética. Este tratamiento puede dar pie a ciertos casos en los que se emplee, no para poner fin a una enfermedad, sino para mejorar la condición física de una persona que no lo necesita (deportistas, por ejemplo).

También es necesario mencionar que se trata de un territorio por explorar, por lo que no se sabe todavía su trascendencia en el transcurso normal del medio ambiente. Mutaciones genéticas y otros desequilibrios del ecosistema son un peligro que bajo ningún caso pueden pasar desapercibidos.