¿Conoces los Diferentes Tipos que Existen de Trastornos del Sueño?


Pasamos más de un treinta por ciento de nuestra vida durmiendo, es un proceso biológico imprescindible para la vida en sí misma.

Pero hay diferentes trastornos que pueden llegar a afectar a nuestros ritmos normales de sueño y que impiden tener un sueño reparador.

Dolencias que al final pueden llegar a afectarnos de manera más seria, ya que con el paso del tiempo si no conseguimos descansar adecuadamente, se puede traducir de manera que nos sintamos incapaces de realizar nuestras rutinas diarias habituales.

trastornos del sueño

Los trastornos del sueño no son una patología grave

Es cierto que no es una patología seria en sí misma, pero al final nos acaba afectando a otros aspectos de nuestra vida, pues como decimos, dormir es algo necesario biológicamente hablando. Los trastornos del sueño son varios, y afectan de manera diferente a cada persona, así como que cada uno tiene sus propios síntomas y consecuencias.

Todos se caracterizan por agotamiento físico, mental, bajo rendimiento, somnolencia diurna, dificultad para concentrarse y, por lo tanto, se hace cuesta arriba cumplir con las obligaciones laborales, familiares y sociales, en general.

Se trata de trastornos como la hipersomnia, narcolepsia, insomnio, ronquidos y apneas del sueño, incluso podemos añadir los terrones nocturnos o el sonambulismo. Como podemos ver son diversas las patologías que atañen a nuestro sueño, y todas ellas cuentan con orígenes diferentes.

En ocasiones se pueden presentar como efecto secundario de otras enfermedades, a veces ocurren por factores de riesgo que favorecen la aparición de otras patologías. Lo ideal es acudir a nuestro médico a fin de que nos haga un diagnóstico correcto, y un posterior tratamiento.

Por regla general, será necesario un enfoque multidisciplinar por la complejidad del asunto, así como por los diferentes factores que entran en juego.

Síntomas y consecuencias de todos estos trastornos

Uno de los más habituales es la apnea del sueño, en el que la persona que lo sufre hace una pausa en la respiración durante el sueño, es algo efímero, apenas dura nada, cuando la persona vuelve a recuperar su respiración normal. Por regla general, es un trastorno de por vida que altera el sueño y que puede tener lugar en cualquier fase de sueño, aunque parece agravarse durante la fase REM.

El problema reside en que al ocurrir la apnea, el cerebro lo detecta, y manda una señal de “alarma” que se traduce en un microdespertar, pasando entonces la persona a un sueño ligero. Esto puede provocar una falta de sueño profundo y por tanto una sensación de descanso no reparador.

Otra gran problemática de la sociedad actual es el insomnio, de hecho afecta a un gran porcentaje de la población, y puede ser derivado por diferentes motivos, aunque por regla general viene asociado al estrés, depresión o ansiedad. Básicamente se trata de la incapacidad para conciliar el sueño o de ser capaz de dormir toda la noche de forma continuada.

A esto le podemos unir otra dolencia que sufren algunas personas como las piernas inquietas, es decir, el hormigueo en las piernas, lo que obliga a que la persona que lo sufre esté cada dos por tres despierto para mover las piernas, provocando así una nueva dificultad para dormir del tirón.

Otra enfermedad menos común es la narcolepsia, y se debe a una anomalía cerebral que provoca una alteración en los mecanismos neuronales del sueño, en concreto lo que provoca , es que la persona se duerma de manera repentina a cualquier hora, durante unos minutos. El problema reside en que esto puede ocurrir conduciendo, andando o trabajando, y algunas de estas situaciones pueden llegar a ser peligrosas.

El sonambulismo puede deberse a diferentes factores, en función de si lo sufre un niño o un adulto. En niños tiende a ser benigno y a desaparecer a lo largo de los años. Sin embargo, su persistencia en la edad adulta obliga a descartar otros problemas de sueño que pueden perpetuarlo. También puede perpetuarse en relación con consumo de drogas, alcohol,o  incluso por episodios de estrés o ansiedad.

En este trastorno la persona se puede levantar y caminar con normalidad, incluso realizar acciones como puede ser lavar los platos por ejemplo, pero todo ello mientras permanece dormido.

Como podemos, ver los trastornos del sueño pueden ser algo realmente peligroso por las consecuencias que pueden llegar a desencadenar, por eso es importante tratar de controlarlos y buscar lo antes posible ayuda profesional.  

 

Artículos Relacionados